¿Sufres de Victimitis?

¿Sabías que el síndrome de victimitis es uno de los más comunes en las personas? Ni el de Diógenes, ni el del nido, ni el de Stendhal. El de victimitis.

La mayoría de nosotros vivimos enfocándonos en lo que no tenemos, comparándonos, pensando que estaríamos mejor con esto o con lo otro y no nos damos cuenta de disfrutar y celebrar todo lo que hemos conseguido hasta ahora. Por lo general, esto tiende a pasarnos con las aspiraciones materiales.

Nada nos parece suficiente, siempre queremos más. Aunque también los expertos recomiendan no dormirse en los laureles y continuar activos, ansiando nuevas metas y nuevos retos. No quedarnos sin energía ni hambre de conocimiento.

Saber de dónde venimos, donde estamos en el presente y dónde queremos llegar nos pone los pies en la tierra. Pero no todos responden de esta manera a las comparaciones, a los logros obtenidos, etc. Una parte de las personas no se hace responsable de su situación actual y vive desde la escasez, en lugar de hacerlo desde la abundancia. Y desde la escasez, déjame que te diga, NO HAY VENTAS. Da igual lo bueno que sea tu marketing, no vas a vender si no tienes la mentalidad correcta.

Así vive y piensa una persona desde la Escasez:

• NO HAY SUFICIENTE PARA TODOS

• ENERGÍA NEGATIVA

• PAPEL DE VÍCTIMA

• ENVIDIA

• GASTA DEMASIADO

• TIENE MENTALIDAD A CORTO PLAZO

• “ESO NO LO PUEDO PAGAR” PERO DESPILFARRA EL DINERO

• TRABAJAR POR HORAS

• EGOISTA

Por el contrario, una persona que vive desde la Abundancia:

• ES ILIMITADA

• SIEMPRE IRRADIA ENERGÍA POSITIVA

• TIENE EL CONTROL

• ADMIRA A LOS DEMÁS

• INVIERTE

• TIENE MENTALIDAD A LARGO PLAZO

• ES PERSEVERANTE

• “¿CÓMO PUEDO PAGARLO?” ADMINISTRA EL DINERO

• HACE FOCO

• BUSCA Y LOGRA RESULTADOS

• DA SIEMPRE QUE PUEDE

Ahora te toca a ti decidir cuál es tu mentalidad pero sobre todo, cuál quieres tener.

Las personas que viven con Victimistis, viven en la escasez total, no son responsables de su situación actual y le echan la culpa al gobierno, a los padres, a que nacieron no se dónde pero nunca a ellos mismos, no reconocen sus errores. Lo que no saben es que, cuando actuamos desde la abundancia, tenemos el control y sabemos que, sea cual sea nuestra situación, nosotros podremos revertirla.

Y todo esto te lo cuento desde la experiencia.

¿Pero antes de marcharte, dime, ¿te sientes identificada con alguna de estas frases?

– El vaso está medio vacío

– Pobre de mí

– Es culpa tuya

– Tengo que tener cuidado, van a pegármela

– Yo tengo razón. Tú no la tienes

-La gente es mala

– Si me quieres, deberías..

– En esas circunstancias no podía hacer otra cosa

– Yo me sacrifico y luego la gente es muy ingrata

– No te rías, lo que me pasa es muy serio

– Triunfar es imposible si no conoces a alguien

– ¿Por qué me tiene que pasar a mi?

– No estoy bien. Lo mío es peor que lo de los demás

Tu mentalidad refleja el 80% de tus resultados. Ya lo dice el psiquiatra Rojas Marcos “somos lo que hablamos”. Así que trátate y háblate con cariño.

Te dejo unas reflexiones para esta semana.

¿Cómo son tus resultados ahora? ¿Estás viviendo la vida que realmente quieres vivir? ¿Te dedicas a lo que te apasiona?

Me encantaría leerte. Déjame un comentario.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *